Algar Editorial

Adaptaciones a la Lomloe

3 de noviembre de 2021

Hace unos meses os hablábamos de los nuevos cambios en materia educativa que impulsa la Lomloe, conocida popularmente como ley Celaá –por el nombre de la exministra de Educación, Isabel Celaá–, que ahora ultiman ministerio y autonomías con la ministra Pilar Alegría al frente.

El currículum

En nuestro anterior post os contábamos los retos que debían asumir los promulgadores de la nueva directriz educativa, que pretendía reformar de arriba a abajo la anterior, impulsada por el ministro José Ignacio Wert. Entre los principales escollos que debía superar la norma se encontraba la extensión del currículum educativo.

Para abreviarlo, lo que se ha planteado en el borrador que ahora está en manos de las comunidades autónomas es reenfocar la educación hacia el «saber hacer» y no tanto hacia el «saber», tal y como se llevaba a cabo hasta ahora.

Sí que es cierto que, entre gran parte de la comunidad educativa, especialmente entre el profesorado, se defiende la idea de que, actualmente, el currículum académico es demasiado extenso y no da tiempo a explicar todo el contenido que este propone en un solo curso escolar. Atendiendo a esta reivindicación, compartida por la exministra Isabel Celaá, se ha pasado de un currículum con unos contenidos minuciosamente detallados a otro basado en generalidades.

En otras palabras, el texto especifica en términos generales qué se debe enseñar en cada curso, pero otorga un papel más importante al profesorado, que tendrá más libertad, pero también más responsabilidad a la hora de elegir qué enseña en clase. El personal docente tendrá más facilidad para adaptar lo que enseña al contexto educativo en que se encuentra, pero eso conlleva también más trabajo y requiere más material.

 

 

Recuerda que Algar cuenta con un servicio de atención al profesorado que puede serte muy útil. Si todavía no lo conoces, descúbrelo aquí.

Unos cuantos cambios

Tal como explicábamos más arriba, con la nueva ley educativa se busca dejar de lado el «saber» memorístico y potenciar el «saber hacer», es decir, fomentar la educación competencial. Así, según detalla el Ministerio de Educación, el currículum debe estar dirigido al desarrollo de las competencias.

Esto supone un gran cambio con el que el alumnado dejará de memorizar listas de contenidos y pasará a trabajar la manera de aplicar los saberes básicos que aprenda en el aula. En este sentido, los expertos apuntan que este cambio metodológico supone que el alumnado tenga a su disposición la infraestructura del sistema educativo para que se construya su propio ámbito de aprendizaje y, si necesita un conocimiento, sea capaz de ir a buscarlo y tener las fuentes para ampliarlo.

 

Además, los estándares de aprendizaje evaluables desaparecen. En este artículo te damos algunas claves sobre cómo realizar una evaluación competencial, que implica pasar de la calificación numérica a una observación, a llevar un seguimiento ligado a la retroalimentación y a otros conceptos como el de autoevaluación, coevaluación o heteroevaluación para conseguir así una evaluación formativa donde la información que el personal docente proporciona al alumnado es más importante que la calificación numérica.

También desaparece la clasificación de las materias en troncales, específicas y de libre configuración. Se creará una unidad dentro del Ministerio de Educación y Formación Profesional que, en cooperación con las comunidades autónomas, revisará y actualizará el currículum. La educación inclusiva pasa a ser un principio fundamental, detalla el Ministerio, con el fin de atender a la diversidad de las necesidades de todo el alumnado.

Otro aspecto interesante respecto a las competencias es el fomento de la articulación y complementariedad de la educación formal y no formal con el propósito de que esta contribuya a la adquisición de competencias para un pleno desarrollo de la personalidad.

Respuesta a las nuevas exigencias sociales

El nuevo modelo educativo impulsado en la Lomloe incluye, en Primaria y Secundaria, una materia específica de educación en Valores Cívicos y Éticos, con contenidos referidos a la Constitución, a los Derechos Humanos y de la Infancia, al desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial, a la igualdad entre hombres y mujeres y a valores como el respeto a la diversidad y la importancia social de los impuestos.

Además, se adoptarán diversas medidas para el fomento de la igualdad afectiva entre hombres y mujeres y para la prevención de la violencia de género. También se promoverá el conocimiento de la lucha por los derechos de las mujeres y los acontecimientos que han atentado gravemente contra los derechos humanos, como el Holocausto. Todo ello sin dejar de lado la educación para la salud, los hábitos de movilidad activa, autónoma y saludable, la educación para el desarrollo sostenible, de la cual hablamos aquí, y una ciudadanía activa y crítica. Se trabajará también la competencia digital y el emprendimiento social y empresarial, el espíritu crítico y científico, la creatividad, la formación estética, el respeto mutuo y la cooperación entre iguales.

 

Fuentes:

https://www.eldiario.es/sociedad/nuevos-curriculos-secundaria-revolucion-deja-elegir-docentes-contenido-asignaturas_1_8399075.html

https://www.educacionyfp.gob.es/en/destacados/lomloe/nueva-ley-edu/novedades.html 

Comparte este artículo

Busca en nuestro blog

Suscríbete a nuestra newsletter especial para docentes

Archivo del blog

2021 2020

Todos los derechos reservados - Aviso legal