Algar Editorial

Tienes suerte, maestra

10 de noviembre de 2020

Maestra de pueblo

La crisis del coronavirus sigue dejando datos preocupantes por toda España. Recientemente el Consejo de Ministros se reunió de manera urgente para anunciar un nuevo estado de alarma en todo el país. El repunte de casos por coronavirus en las últimas semanas hace sobrevolar la idea de un segundo confinamiento domiciliario que conllevaría medidas mucho más restrictivas que deberán ser cumplidas por todos los ciudadanos…

¿Todos? ¡No! Un pequeño grupo de irreductibles docentes resiste todavía a todas esas medidas.

Y es que, la docencia, por si no te habías dado cuenta aún, es como haber caído en la gran marmita de las libertades, lo que te proporciona disfrutar de una serie de privilegios no aptos para el ciudadano medio:

CONFINAMIENTO DOMICILIARIO

¿Os acordáis de cuando pensábamos que el teletrabajo molaba? ¡Eso ya es de primero de confinamiento! Imagínate el gusto que dará salir de tu casa sin atascos, ir al colegio sin prisas, tranquilamente, saludando a la gente que te mira desde sus ventanas, mientras siguen trabajando, pegados al Zoom y vestidos con el pijama de cintura para abajo.

Ese placer sólo sería comparable a poder quedar con quien te de la gana sin problema, espera un momento… 

LIMITACIÓN DE CONTACTOS

Atrás quedó estar pendiente del número de personas con el que puedes quedar en recintos cerrados ¿10? ¿8? ¿6? ¿sólo los convivientes? ¡Qué más da!
Siendo maestra podrás quedar a diario con 25 personas tranquilamente, sin despeinarte. El único inconveniente es que no podéis juntaros a más de metro y medio de distancia, pero “no preocuparse” porque son niños, esas personas asociales, que se caracterizan por llevar fatal lo de juntarse, tocarse, abrazarse, darse besos…
Puede que exista evidencia de que el contacto social es clave para la propagación del virus pero para es tenemos las ventanas abiertas nieve o truene.

Lo malo es que de la mascarilla no te libras, pero…

USO DE MASCARILLAS

Las mascarillas han cambiado nuestra vida, además, su uso generalizado está más que justificado para la reducción de la transmisión comunitaria del coronavirus, sobre todo en entornos cerrados… a menos que sea maestra de Infantil. Bien es sabido que los más pequeños no pueden salir al patio sin el abrigo porque corren el riesgo de pillar un resfriado pero una mascarilla… ¡Si aún no tienen los 6 años!


Ser maestra de infantil en tiempos de pandemia es mantener las tradiciones, es volver al sabor auténtico de la docencia donde los niños tenían mocos en la cara y chupaban las mesas impunemente. Sentíos orgullosas porque gracias a vosotras aún se mantiene la esencia de las auténticas escuelas.

Seguro que tanta responsabilidad cansa, ojalá pudieras tomarte algo con tus comp….

CLAUSURA DE HOSTELERÍA

Lo que se va a echar de menos esas tardes eternas con un café entre manos dentro de una cafetería, La vida son esos pequeños placeres reservados sólo para… ¡LOS DOCENTES! Vale, puede que el café de máquina de la sala de profesores no sea el mejor del mundo pero ahora, en medio de una pandemia, está llegando a tener un valor incalculable. Leyendo el otro día el Wall Street Journal me enteré de que la taza de café fuera de casa está ya cotizando en niveles superiores al caviar Beluga.


Disfrutar ahora mismo de ese café de 50 céntimos con sabor a plástico y a metal al lado de tu compañera de patio sin quitarte la mascarilla tiene más valor que el más caro de los desayunos del Ritz. Pero claro, ahora no puedes ni ir al Ritz ni a un bar, ni siquiera has tenido fiestas en tu pueblo!

CONCIERTOS Y OCIO

No negarás que no has echado de menos este verano las verbenas de tu pueblo: esas coreografías a las 3 de la mañana, ese cantar a coro “¡Que la detengan!”, esa discoteca móvil plagada de focos verdes y rojos. La pandemia se ha llevado consigo las discotecas, las fiestas de los pueblos, las verbenas… PERO NO LA MÚSICA EN DIRECTO


Pasearse por el colegio cuando hay clase de música te remonta a épocas mejores, se te van los pies cuando oyes la música de Titanic salir de una flauta dulce, se te pone la carne de gallina cuando escuchas cantar a tu alumnado y esos gallos te recuerdan al momento estelar del solista de la orquesta Chicago. La música en directo sigue viva y tú tienes el privilegio de ser testiga.


TOQUE DE QUEDA

Y llegamos a la única medida que sí que nos afecta “El toque de queda”. Y nos afecta porque creo que DEBERÍA SER MUCHO MÁS PRONTO. ¿Qué es eso de limitar salir de casa después de las 11 o incluso medianoche? La hora ideal del toque de queda debería ser las 9 de la noche, las 8.30 si es viernes. 

Si eres docente, y da igual la edad que tengas, estarás de acuerdo conmigo en esta afirmación.

Si no eres docente la explicación es fácil ¿Acaso no acabas de leer la vida social tan ajetreada que tenemos en la escuela?

 

 

Comparte este artículo

Busca en nuestro blog

Suscríbete a nuestra newsletter especial para docentes

Archivo del blog

2020

Todos los derechos reservados - Aviso legal