Algar Editorial

Cómo dar clase online: 10 consejos para ser un profesor online TOP

19 de febrero de 2021

¿Te acuerdas cuando impartiste tu primera clase online? ¿Fue durante el confinamiento? En realidad, no ha llovido tanto, pero nos parece que han pasado tantas cosas, que hemos aprendido tanto… Una de esas cosas que hemos aprendido, sin duda, es cómo dar clase online. La realidad que vivimos nos obligó a cambiar las aulas por nuestras casas con todo lo que ello conlleva: nervios, miedos, distracciones, toma de consciencia de la falta de recursos técnicos… Pero también hemos comprobado nuestra capacidad de superación y de aprendizaje, de adaptación a las nuevas situaciones. Además, hemos desempolvado nuestra iniciativa y creatividad. Tanto si ya te has convertido en todo un profesor online experto, como si todavía te tiembla el pulso o incluso aún no has probado la experiencia de la teledocencia, este artículo es para ti. Aquí encontrarás los mejores tips para dar clases online, recomendaciones de expertos en teledocencia y las herramientas básicas faltar para ser un profesor online TOP. Porque si algo hay cierto es que las clases virtuales han venido para quedarse, en mayor o menor medida, pero la tendencia es clara y no nos conviene olvidar lo que ya hemos aprendido.

como-dar-clase-online-consejos

10 consejos para una teledocencia TOP

1. Elige tu mejor herramienta para la teledocencia

Lo primero será concretar la herramienta que utilizarás para impartir tus clases online que, en función de si trabajas en la enseñanza pública o privada y de los criterios de tu centro educativo, podrás tener más o menos flexibilidad en la decisión. ClassDojo, Google Classroom y Edmodo son las aplicaciones preferidas por los docentes para la teledocencia. Permiten organizar el aula o administrar el denominado salón de clases, llevar un mejor control de tareas, asistencia y evaluaciones. Además, están en proceso continuo de mejora. En la serie de webinars que organizamos en Algar os vimos en profundidad estas tres herramientas, aunque, si te lo perdiste, también hemos hablado de cada una de ellas en el artículo Aplicaciones gratuitas para el aula (parte II), que sin duda te recomendamos.

En el caso de impartir clase a un alumnado más mayor, también puedes probar Moodle, una plataforma de gran calidad que permite crear cursos online y otras actividades educativas con un mayor nivel de complejidad, por lo que es más útil y eficaz.
Una buena idea para no perder el hilo de la teledocencia es usar estas herramientas como apoyo, de manera complementaria a nuestras clases físicas, como un instrumento adicional para comunicarnos y trabajar con los alumnos. Esto tiene dos ventajas importantes: te permitirá estar al día de la tecnología y mantendrás a tu alumnado motivado, ya que les encanta utilizar las nuevas tecnologías (también en clase).

2. Haz pruebas antes de “salir al escenario"

No es ningún secreto que el directo y la informática pueden jugarnos malas pasadas, especialmente porque no somos expertos. Si a esto le unimos los nervios y la poca experiencia, será normal si no alcanzamos la perfección. No te presiones, ¡baja las expectativas sobre cómo dar una clase online! :) Por eso mismo, en este decálogo de buenas prácticas para la teledocencia te recomendamos que hagas pruebas antes de lanzarte a la piscina con tu alumnado. Puedes organizar un “ensayo general” con varios compañeros de tu mismo centro educativo, con docentes de otros centros o hacer la prueba con familiares y amigos.

3. No te limites a la palabra, prioriza la imagen

Si en la enseñanza presencial intentamos romper con el monólogo docente, aquí también e incluso en mayor medida. No podemos limitarnos a hablar y hablar, recordemos que en la teledocencia aumentan los factores de distracción y disminuye nuestra capacidad de control. Es importante agregar elementos visuales a tu clase, como crear un fondo, variar las imágenes que aparecen en pantalla en cualquier momento, compartir pantalla para mostrar presentaciones interactivas o realizar búsquedas y ejercicios en vivo. Puedes ceder el protagonismo a tu alumnado apostando por practicar la lectura en voz alta u otras actividades. Como nos recuerda Torrey Trust, de la Universidad de Massachusetts en Amherst, existen múltiples medios de representación y podemos utilizarlos todos para romper la monotonía: imágenes, infografías, fotografías, incluso memes, elementos de audio como podcasts, grabaciones, vídeos animados, documentales, elementos multimedia interactivos, etc. Puedes consultar aquí el Google Slide de Trust. Está en inglés pero vale la pena, pues incluye ideas innovadoras, enlaces a plataformas de tecnología visual y otros consejos para la enseñanza en línea que pueden resultarte útiles.

como-dar-clase-online-3-tips

4. Y hablando de elementos interactivos...

Necesitas comunicarte de manera distinta a como lo haces en una clase presencial, por eso es clave adaptar los materiales y recursos educativos a la teledocencia de que disponemos. ¿Ya has utilizado aplicaciones como Genially o Canva? Esperamos que la respuesta sea un «¡Sí!» muy grande, pero si no es así, no te preocupes, nunca es tarde para aprender, ¿verdad? Genially o Canva son aplicaciones web para crear contenidos educativos, no te asustes porque son muy sencillas e intuitivas. También es importante que conozcas algunas herramientas de gamificación educativas para crear otro tipo de recursos motivadores para tu alumnado, como Kahoot, Wordwall y Quizizz.

5. Adáptate a las posibilidades técnicas de tu alumnado

Estás preparado y preparada, has hecho pruebas con tus colegas del centro, tu conexión va como un tiro y has creado contenidos interactivos para que tu clase sea realmente atractiva y tu alumnado no se despiste a la primera de cambio. Mmmmh, ¿se nos olvida algo? ¡Tu audiencia! Como profesores no podemos obviar las particularidades de cada alumno, tanto a nivel de capacidades como su entorno familiar y las posibilidades económicas y de acceso a las nuevas tecnologías. Como ya hemos comentado en otros artículos, es fundamental evitar que ningún niño o niña pueda verse excluido o imposibilitado para seguir el ritmo de la clase en modalidad virtual.

como-dar-clase-online-alumnado

6. Prioriza la sencillez en la docencia online

«La perfección se consigue, no cuando no hay nada más que agregar, sino cuando ya no hay nada más quitar» (Antoine de Saint-Exupery, escritor y poeta francés).

A veces, en el esfuerzo por buscar la perfección y el trabajo bien hecho, creamos proyectos complejos que dificultan el objetivo más importante: facilitar el aprendizaje. No se trata de buscar siempre el camino fácil, el conformismo o el poco esfuerzo, pero es cierto que, muchas veces, lo más sencillo es lo más efectivo. Por ejemplo, nuestro alumnado tiene que saber lo que se espera de ellos en cada ejercicio y materia y la docencia a distancia ha de tender a simplificarse (mucho más que la presencial) para facilitar el aprendizaje y convertirlo en agradable. Además, simplificando para los estudiantes también facilitaremos nuestro propio trabajo, especialmente el proceso evaluativo.

7. La evaluación online

En la teledocencia también seguimos evaluando a nuestro alumnado. Y no solo es que “seguimos”, sino que tenemos en nuestras manos la oportunidad de convertir el tradicional proceso tedioso en una evaluación rápida y eficiente. ¿De verdad? ¡Claro! ¿O es que pensabas que la tecnología no había llegado hasta aquí? :) Comprobar que los estudiantes han asimilado correctamente los conocimientos y conceptos que más te interesan será mucho más sencillo con apps para evaluar como Cerebriti, Socrative o Google Forms. Y no te olvides que el resto de herramientas de gamificación como Kahoot también permiten evaluar las actividades planteadas, comprobar el nivel de comprensión lectora de una lectura o de una lección de historia.

8.Creatividad al poder

«La creatividad es pensar más eficientemente.» Esta frase del poeta francés Pierre Reverdy nos viene a decir que ser creativo no es la única forma de pensar, sino que es la forma más inteligente. Se trata de un consejo muy útil para prácticamente todo, incluida la teledocencia. Como ya hemos dicho en puntos anteriores, tenemos que comunicarnos con nuestro alumnado de forma diferente, crear recursos educativos que capten su atención y les motiven a seguir las clases online, adaptarnos a las posibilidades de todo nuestro alumnado sin restar calidad a la enseñanza… En definitiva, ser creativos.

9. La importancia de organizarse

La organización nos ayuda siempre y, cuando estamos impartiendo una clase en línea mucho más. El tiempo parece que vuela mucho más rápido, por no hablar de los imprevistos técnicos que pueden surgir. Por otra parte, si has asistido a webinarios habrás comprobrado que si el profesor o profesora no es muy estricto en el orden de la explicación nuestra mente se distrae y acaba perdiendo el hilo de la lección. Un consejo que te puede resultar útil es tener junto a ti una hoja con el orden de puntos a tratar e ir tachándalos a medida que los explicas. También te ayudará a recapitular, regresar a la explicación si has saltado a otro tema, etc.

10. ¡Sé práctico!

Que nuestras clases sean en vivo y en directo no significa que no podamos recurrir a grabaciones con explicaciones y resolución de dudas frecuentes. No hablamos de que te conviertas en un YouTuber de la noche a la mañana, pero puedes grabar vídeos explicando un aspecto concreto, resolviendo una duda que se repite mucho e incluso mostrando los pasos de un proceso mediante una grabación de pantalla. Lo harás una sola vez y podrás reutilizar el recurso infinidad de veces. Además, ¡tu alumnado te agradecerá que le envíes un vídeo en lugar de un correo electrónico interminable!

¿Tienes más consejos sobre cómo dar clase online? Estamos deseando escucharlos y añadirlos a la lista.

como-dar-clase-online-ideas

Comparte este artículo

Busca en nuestro blog

Suscríbete a nuestra newsletter especial para docentes

Archivo del blog

2021 2020

Todos los derechos reservados - Aviso legal