Algar Editorial

Instagram para docentes

9 de julio de 2021

En verano necesitamos tiempo de desconexión. Hablamos de desconexión laboral, pero ¿qué pasa con las redes? A veces como docentes utilizamos nuestra cuenta de Instagram personal para seguir perfiles relacionados con nuestro trabajo e inspirarnos y aprender de ellos. Eso conlleva que no podamos desconectar del todo en nuestros periodos de descanso, cuando queremos utilizar las redes como entretenimiento.

¿Cuál es la solución? Desde Algar proponemos el desdoblamiento. Es decir, recomendamos que las personas docentes que quieran utilizar las redes sociales como un recurso de trabajo se creen una cuenta específica para ello. Así, en los periodos vacacionales podrán consultar solamente su cuenta personal y llevar a cabo una desconexión digital, que a veces es tan necesaria como la desconexión física del lugar de trabajo.

Cuentas específicas

Crearte un perfil en redes específico para el trabajo es un consejo útil para cualquier profesión, pero más si cabe para el cuerpo docente. Gran parte de nuestro alumnado tiene perfiles en redes sociales y tener uno nuestro como docente tiene importantes ventajas. No obstante, quien lleve tiempo en Instagram sabrá que tener un buen perfil en redes sociales requiere mucho tiempo y esfuerzo. Por eso lo primero que queremos recordar es que cada uno es libre de decidir su grado de compromiso con la red social.

Así, podemos abrirnos un perfil simplemente para seguir a colegas y perfiles de interés. Con ello, nuestro Instagram sería una especie de base de consulta para obtener ideas y recursos que llevar al aula. También puedes optar por utilizar tu perfil para seguir los perfiles que comentábamos antes y para realizar actividades con tu alumnado.

instagram 

Con esta red social se puede trabajar desde la creatividad hasta la escritura, pasando por la comprensión lectora, la capacidad de síntesis y cuestiones de actualidad como la ciberseguridad, las acciones por la igualdad, el rechazo del acoso… Se puede utilizar como diario de aula o para mostrar a las familias imágenes del día a día de sus hijos e hijas en clase, e incluso algunas de sus actividades. Las opciones son infinitas, solo tienes que pensar cuál es la que se adapta más a tus posibilidades e intereses.

Participar activamente en Instagram

Otra opción es la de contribuir activamente en la comunidad de docentes de Instagram. Compartir las actividades y proyectos que llevas a cabo en tu aula, recomendar lecturas y perfiles, diseñar y compartir material que otros puedan aprovechar, generar debates sobre temas de actualidad e interés… La forma de participar dependerá del tiempo de cada uno y de lo que le apetezca hacer.

Ser una persona activa y presente en redes sociales requiere una gran inversión de tiempo y de esfuerzo. Por eso, recomendamos que quien se lance a ello tenga claro que debe saber poner límites. El trabajo de docente es duro y gestionar un perfil en redes sociales no debe generarnos un estrés añadido. Si nos hace daño deja de ser útil.

Los consejos de Cristian Olivé

Si después de tener en cuenta estas recomendaciones consideras que te apetece meterte de lleno en el pequeño gran universo docente de Instagram, te proponemos que leas atentamente los consejos que nos da Cristian Olivé, el docente que arrasa en las redes por su cercanía, su sinceridad y su voluntad de compartir para crear una comunidad útil para todos y todas.

  1. Si una actividad o una idea te ha funcionado con tu alumnado, quizás a alguien más también le puede servir haciendo las modificaciones y adaptaciones oportunas.
  2. Las interacciones del claustro virtual sirven porque no dejan de mejorar. Compartir es aprender dos veces.
  3. En el entorno digital, como en el real, merece la pena apostar por el respeto hacia el trabajo de los otros. Opinar quiere decir ser constructivo.
  4. Ser docente quiere decir equivocarse también. Se agradece la sinceridad a la hora de compartir materiales y, si una cuestión de práctica de aula no ha acabado de salir bien, también se puede decir. No vale la pena vender artificios.
  5. Se agradece que se generen debates que puedan haber surgido durante el día a día de aula. Eso sí: siempre con la voluntad de intercambiar opiniones y dialogar.

cristian olive

 

Toma precauciones

Si empleas Instagram o cualquier otra red social en el entorno del aula, recuerda que trabajas con menores y debes tener el permiso explícito de sus familias para compartir sus imágenes. Aunque lo tengas, evita dar información personal acerca del alumnado. Nunca podemos saber a ciencia cierta quién está al otro lado de la pantalla.

Si, pese a tener permiso, algún alumno o alumna no quiere aparecer en las redes sociales, respeta su decisión. Instagram no debe servir para que el alumnado se sienta mal, sino al contrario. Propón alternativas a las actividades que requieran redes sociales para no forzar a nadie a usarlas.

Recuerda que nos puedes encontrar en Instagram, Twitter y Facebook. Las redes también son un canal de comunicación directo con nosotros.

Comparte este artículo

Busca en nuestro blog

Suscríbete a nuestra newsletter especial para docentes

Archivo del blog

2021 2020

Todos los derechos reservados - Aviso legal