Algar Editorial

Comprensión lectora: cómo abordarla con éxito

4 de mayo de 2020

Nunca hemos tenido tantos contenidos a nuestro alcance para leer como los que nos proporcionar la hiperconectada sociedad actual: múltiples canales de comunicación online y offline, redes sociales, mensajes de WhatsApp, email… Cuestiones a las que hemos de sumar la gran cantidad de tiempo libre en casa que tenemos en estos momentos. Sin embargo, lo verdaderamente importante no es la cantidad de contenido que nos llega sino cómo interpretamos ese contenido. Es fundamental que todos y todas comprendamos muy bien lo que leemos con espíritu crítico, detectando la información falsa y los intentos de manipularnos.


¿Qué es la comprensión lectora?

La comprensión lectora es la interpretación adecuada del sentido de un texto. Leer por leer no sirve para mucho, ya que no implica que, verdaderamente, estemos asimilando y entiendo su contenido.

Los motivos por los que no interpretemos suficientemente lo que leemos son varios: complejidad del texto en sí, desconocimiento de su vocabulario, nivel insuficiente de concentración, ausencia de espíritu crítico y, a veces, falta de hábito o, simplemente, que nadie nos haya enseñado técnicas y estrategias de comprensión lectora. Una cuestión básica que debe aprenderse en la escuela, a edad tempranas.

Comprender de verdad un texto no siempre es fácil: es necesario detectar las ideas más relevantes y relacionarlos con los conceptos que ya sabemos, es decir, con nuestro background cultural.

Es muy importante enseñar y potenciar la comprensión lectora desde primaria, a través de actividades de lectura comprensiva y ejercicios de comprensión lectora o de compresión escrita.

Es básico que los profesores y maestros trabajen la comprensión de lectora con los niños, yendo de menos a más. Empezando con refranes cortos para niños, continuando con cuentos y terminando con textos más complejos. Todo ello adaptado a la edad y capacidades de cada alumno, de un modo lo más personalizado posible.

Para lograr un desarrollo de la compresión lectora es necesario considerar los distintos elementos que acompañan a un texto por separado y que, en conjunto, lo dotan de sentido. El valor pedagógico de los textos escritos es un pilar fundamental para asentar las bases sobre las que se apoyen el futuro desarrollo del niños, tanto académico e intelectual como personal.

 

Situación en España de la comprensión lectora en las aulas

Que los alumnos consigan una buena compresión lectora es uno de los principales retos educativos en educación infantil y primaria, ya que del nivel conseguido en esta competencia va a depender, en gran parte, el éxito que consiga cada alumno en el resto de asignaturas, y también en su correcto desarrollo y progreso académico, personal y, en el futuro, profesional.

Hoy en día, en España los responsables en educación, así como los profesores, tienen muy claro que leer no es solo saber decodificar una serie de signos, sino que es un proceso mucho más complejo que implica comprender el mensaje, la intención de su autor e implica también tener un juicio crítico por parte del lector.

A nivel organizativo, la lectura es un contenido disciplinar dentro del área de Lengua Castellana y Literatura y, en el caso de las Comunidades Autónomas que tienen un idioma cooficial, también lo es en su área. En cualquier caso, los objetivos fundamentales no varían: lograr que los alumnos sean capaces de comprender óptimamente textos de diferentes tipos usando para ellos las estrategias y técnicas adecuadas.

En España existe incluso una asociación dedicada al fomento de la compresión lectora, que pone a disposición de profesores y padres recursos y todo tipo de ayuda para lograr todos los alumnos y alumnas sean capaces de comprender cualquier texto.

 


Además, hemos desarrollado un proyecto, Emociónate, para el fomento de la lectura en el que se incide en la comprensión lectora, a través de actividades de diferentes tipologías o de metodologías como la lectura en voz alta o la tertulia. La comprensión lectora no siempre se ha de trabajar de manera individual. El trabajo cooperativo puede favorecer muchísimo la comprensión lectora. Si te interesa esta última cuestión, puedes leer la entrevista al especialista Luís Illuecas aquí.

Cómo abordar los casos de alumnos con dificultad lectora.

Es importante detectar los casos individuales de alumnos y alumnas que presentan Dificultades de Aprendizaje en la Lectura (DAL), puesto que se trata de un claro factor de riesgo de fracaso escolar, ya que un déficit de este tipo les impide seguir el ritmo de la clase.

En estos casos es necesario aplicar acciones como: clases de apoyo, tutorías de comprensión lectora, potenciar los hábitos lectores, desarrollo de programas de lectura en las bibliotecas y en entornos digitales e implicar también a los padres para que creen un entorno favorable a la lectura también en casa.

 


Las tres etapas de la comprensión lectora

Los expertos distinguen tres etapas distintas en el aprendizaje de la lectura: logográfica, alfabética y ortográfica.

Etapa logográfica

En un primer momento, los niños aún no saben leer formalmente, pero sí reconocen ciertas palabras que les resultan sencillas y familiares: su propio nombre y el de sus padres o hermanos y las cosas u objetos de su entorno más cercano. Por lo general, en la etapa logográfica, el niño o niña solamente reconoce una palabra cuando se encuentra en el contexto al que pertenece: por ejemplo la palabra galletas en el envase o pote donde se guardan.

Poco a poco, a medida que los pequeños se van familiarizando con dichas palabras, las empiezan a reconocer también fuera de su contexto.

Etapa alfabética

En esta etapa el papel de los maestros es muy importante, ya que es necesario enseñar las reglas de conversión grafemafonema. Dicho de otro modo, comienza el proceso formal de enseñanza-aprendizaje.

En esta etapa, los niños deben ser capaces de segmentar e identificar la secuencia de sonidos que integran la palabra con el objeto de que sean capaces de asociar por sí mismos cada sonido a la letra que le corresponde.

Es una etapa que les resulta complicada a algunos alumnos porque implica asociar signos de carácter abstracto con sonido que, en principio, no tienen relación lógica. También puede suceder que los pequeños tengan problemas para asimilar las reglas y se confundan.

Etapa ortográfica

La siguiente etapa es la ortográfica, en la que el niño tiene que aprender a identificar cara una de las letras que componen una palabra y detectar posibles errores en su composición y orden. Es una etapa de complejidad progresiva y al final de esta el alumno ha de ser capaz de leer palabra y frases, y de tener una cierta comprensión lectora aunque sea todavía a un nivel bastante básico.

Otro aspecto a considerar es que no es necesario que el niño domine completamente esta etapa para que empiece a leer. Puede hacerlo a un ritmo más lento y con un nivel de comprensión algo menor, que poco a poco irá mejorando.


Material didáctico sobre comprensión lectora

En Algar disponemos de libros y material didáctico enfocado en la enseñanza y la práctica de la compresión lectora.

Un ejemplo es la colección Érase una vez ….1, que te servirá como herramienta de apoyo para enseñar a tus alumnos de primaria a leer y comprender textos escritos a través de:

  • Lecturas sencillas y atractivas escritas por autores con un amplia trayectoria en la literatura infantil.
  • Temáticas y nivel de dificultad adecuadas a la edad de los alumnos y alumnas.
  • Historias complementadas con ilustraciones representativas y muy expresivas.
  • Actividades de compresión lectora variadas y amenas para cada fragmento que permiten comprobar si los niños han comprendido bien los textos.


Además, hemos desarrollado un proyecto, Emociónate, para el fomento de la lectura en el que se incide en la comprensión lectora, a través de actividades de diferentes tipologías o de metodologías como la lectura en voz alta o la tertulia. La comprensión lectora no siempre se ha de trabajar de manera individual. El trabajo cooperativo puede favorecer muchísimo la comprensión lectora. Si te interesa esta última cuestión, puedes leer la entrevista al especialista Luís Illuecas aquí.

Cómo abordar los casos de alumnos con dificultad lectora.

Es importante detectar los casos individuales de alumnos y alumnas que presentan Dificultades de Aprendizaje en la Lectura (DAL), puesto que se trata de un claro factor de riesgo de fracaso escolar, ya que un déficit de este tipo les impide seguir el ritmo de la clase.

En estos casos es necesario aplicar acciones como: clases de apoyo, tutorías de comprensión lectora, potenciar los hábitos lectores, desarrollo de programas de lectura en las bibliotecas y en entornos digitales e implicar también a los padres para que creen un entorno favorable a la lectura también en casa.

 

Comparte este artículo

Busca en nuestro blog

Suscríbete a nuestra newsletter especial para docentes

Archivo del blog

2020

Todos los derechos reservados - Aviso legal