Algar Editorial

Las tres erres en el aula: reducir, reutilizar y reciclar

6 d'octubre de 2021

Concienciar acerca de la importancia de cuidar y respetar el medio ambiente se ha vuelto fundamental. Los centros educativos juegan un papel crucial a la hora de transmitir valores. Por tanto, el cuidado de la naturaleza y la vida en el planeta deben ser unas de las principales enseñanzas, sobre todo, en edades tempranas.

Seguro que todos y todas conservamos hábitos que adquirimos en nuestros años de estudiantes y que tenemos plenamente interiorizados. Pues bien, ahora se trata de hacer lo mismo, pero inculcando rutinas que sean respetuosas con el planeta y el medio ambiente. Aunque no lo parezca, desde las aulas se puede hacer mucho, ya que los centros escolares generan una serie de residuos, especialmente de papel y cartón, a los cuales se les puede dar una nueva vida útil.
A continuación, os dejamos algunas ideas para aplicar la teoría de las tres erres en el aula: reducir, reutilizar y reciclar.

 

 1. Hablar de la importancia de las tres erres

Para empezar, lo primero que haremos es explicar qué son las tres erres. Es importante que el alumnado entienda bien en qué consiste reducir, reutilizar y reciclar. Podemos explicarlo y, después, abrir un turno de palabra para que ellos y ellas expliquen si aplican alguna de las tres erres en su día a día. ¿Llevan ropa de familiares o amistades mayores? ¿Utilizan los folios por las dos caras? ¿Cómo traen el almuerzo al cole? ¿Y el agua? ¿Tienen varios cubos de basura en casa? Con estos ejemplos podrán entender bien el significado de los tres conceptos y darse cuenta de pequeños detalles que pueden ir mejorando.

2. No todo es reciclar

En la línea del punto anterior, es importante destacar que reciclar es importante, pero no es lo único que se puede hacer. Es incluso más importante reducir y reutilizar. En este sentido, debemos ayudarles a desterrar la idea de usar y tirar que tan de moda estaba hace unas décadas. Es conveniente que sepan que pueden dar una segunda vida a materiales reciclados del comedor de la escuela como envases, bandejas, papeles, etc. Podemos mostrar a los más pequeños cómo reutilizarlos para decorar el aula, o bien aprovechar los envases como portalápices o maceta.
El concepto de reducir, lo podemos aplicar pidiendo que traigan el almuerzo en fiambreras o envueltos en material reutilizable. Hay que incentivar que destierren las botellas de plástico y los envoltorios desechables.

3. Adquirir el hábito en el aula

Si desde el centro educativo impulsamos hábitos de consumo responsable e incentivamos el uso responsable de los recursos de los que disponemos, nuestro alumnado interiorizará los cambios y los aplicará también fuera del centro. Por eso es importante dar ejemplo. Intentaremos llevar el agua en botellas reutilizables. Si tomamos café o infusión, no lo haremos en vasos desechables. Les mostraremos cómo llevamos nuestro almuerzo… Pero no solo eso, antes de pedir al alumnado que compre algún material, les recordaremos que pueden pedir a familiares, amistades o compañeros y compañeras de otros cursos que los compartan con ellos. ¡Así generamos menos residuos y reutilizamos productos!

4. Dar una segunda vida a los materiales

En el segundo punto os hablábamos de decorar el aula con materiales reciclados, pero la segunda vida de los residuos puede ir más allá y podemos aprovecharlos para aprender. Una idea práctica es reutilizar las cajas de cartón que podamos tener en el centro y pintarlas simulando los contenedores de reciclaje: azul para el papel y el cartón; amarillo para el plástico y los envases, y verde para el vidrio. Con esta manualidad no solo estaremos reutilizando las cajas, sino que también estaremos ayudando al alumnado a identificar los contenedores de reciclaje e interiorizar el significado de los colores. Además, podemos ir comparando, semana a semana, cuánto los llenamos. Si cada vez lo hacemos menos, significa que vamos contribuyendo cada vez más al cuidado del planeta.

5. Cambiar pequeñas costumbres

Si conseguimos aplicar estas novedades, poco a poco, el alumnado cambiará sus costumbres y empezará a hacer en casa lo aprendido en el aula. Por eso, al final de cada trimestre podemos hablar sobre qué cosas han cambiado y cómo han mejorado sus hábitos. También podemos animarles a hacer decoraciones para Navidad o Semana Santa con materiales reciclados y a intercambiar ideas entre todos para reutilizar materiales y reducir residuos.

 

6. Concienciar con libros y películas

Por último, también podemos utilizar los libros y las películas para concienciar sobre el cuidado del medio ambiente. Una de la que ya hemos hablado alguna vez es Wall-E. Con esta película, podemos ayudar al alumnado a entender las consecuencias de descuidar el planeta. La película transcurre en un futuro lejano, en el que los humanos han huido del planeta debido a todos los residuos que ellos mismos generaron. Y, en medio de tanta basura, está Wall-E, un solitario y noble robot que nos transmite valores tan importantes como el amor, la generosidad, la entrega incondicional y la importancia de cuidar nuestro planeta. También es una película ideal para educar en la comunicación no verbal, ya que gran parte de la película no tiene diálogos.

De lecturas, os proponemos estas:

  • Para Secundaria:

El oso polar se fue a la playa, de Valentín Coronel: un libro con consejos prácticos sobre ecología y defensa de la biodiversidad, claves para respetar el equilibrio de nuestro planeta y soluciones al alcance de todo el mundo para protegerlo de la contaminación... ¡Además de una buena dosis de optimismo! Incluye los siguientes recursos educativos listos para usar, que puedes descargarte ya mismo:

  • Para Infantil y primer ciclo de Primaria:

Un día en la playa, de Gemma Armengol: es pleno verano en el jardín y hace tanto calor que los animales deciden ir de excursión a la playa. Pero dejan esparcidas todas sus cosas sobre la arena y el cangrejo barrendero se las lleva. ¿Por qué lo habrá hecho?

- Monstruo Verde, de Canizales: el Monstruo Verde está lleno de basura que la gente lanza al parque y cada día se hace más grande. Por eso, está terriblemente triste. ¿Será posible ayudarlo? Tres niños lo harán y, de repente, todo cambiará. 

 

Comparte este artículo

Busca en nuestro blog

Suscríbete a nuestra newsletter especial para docentes

Archivo del blog

2021 2020

Todos los derechos reservados - Aviso legal